2019 Karate Zoku

Francisco Centeno

Master Sinapsis Editor 

M. Golinski_KNX18_-1648 editado.jpg

Apasionado de la enseñanza del Karate.

Quiero potenciar el aprendizaje de los karatekas, para refinar nuestro arte a niveles que nuestros Maestros del pasado jamas imaginaron.

  • Francisco Centeno Miranda

Entendiendo la Kata: Como libros de texto y de estrategia

Entendiendo la Kata: Como libros de texto y de estrategia

Por Iain Abernethy original https://www.iainabernethy.co.uk/article/understanding-kata-textbooks-and-tactics

Traducido al Español por Francisco Centeno


En este breve artículo, me gustaría discutir la siguiente cita:



"Como los libros de texto para un estudiante o los ejercicios tácticos para un soldado, la kata es el elemento más importante del karate" . Gichin Funakoshi (La esencia del Karate).

Realmente me gusta esta cita porque captura de manera sucinta lo que creo que realmente es el kata. Kata NO es una lucha imaginaria contra múltiples atacantes (una noción descartada como "sin sentido" por Kenwa Mabuni en la década de 1930). Lo que realmente hace el kata es proporcionar el programa de karate y al mismo tiempo darnos ejemplos manifiestos de los principios y tácticas combativas que sustentan la aplicación de ese programa. Las dos metáforas de Funakoshi capturan esto realmente bien.


Kata como un libro de texto


En esta analogía, kata es visto como un depósito de conocimiento. Sin embargo, al igual que un libro de texto, la información que contiene no puede vivir ni respirar a menos que se estudie, comprenda y aplique. Ser propietario de un libro, sin importar cuán prístina (cercano al conocimiento original) sea la condición de ese libro, es inútil a menos que se lea el libro.


Los libros existen para ser leídos. Su propósito es registrar el conocimiento de un experto (el autor) para que otros puedan difundirlo y estudiarlo (el lector). Las katas existen para ser estudiados. Su único propósito es registrar el conocimiento de un experto (maestro anterior) para que otros puedan difundirlo y estudiarlo (nosotros los karatekas).


Como un libro de texto, las katas proporcionan conocimiento, pero es importante que también tengamos en cuenta uno de los otros consejos de Funakoshi sobre el kata:

"Una vez que se ha aprendido una forma, debe practicarse repetidamente hasta que se pueda aplicar en una emergencia, el solo conocer la secuencia de una forma en karate es inútil ".

Entonces, no es solo necesitamos el conocimiento de la forma externa de la kata, sino el conocimiento de cómo se debe aplicar ese kata, es decir, el bunkai de esa kata. La Kata registra todas los golpes, cerraduras, lanzamientos, estrangulaciones, candados, drills, etc. que ilustran las enseñanzas de la persona que hizo o inspiró la kata. Las katas nos dan el programa de enseñanza del karate.


Kata como ejercicios tácticos


Cuando los soldados hacen tales ejercicios, no buscan aprender los detalles específicos y precisos de un conflicto futuro, sino que están aprendiendo a actuar de acuerdo con las tácticas y procedimientos que tienen más probabilidades de conducir al mejor resultado, en un entorno que cambia constantemente. Ellos reconocen que es imposible saber los detalles exactos de un conflicto dado antes de tiempo. Los detalles específicos del conflicto nunca serán exactamente los mismos que en un ejercicio, pero al participar en ejercicios que fomenten acciones acordes a lo que serían buenas tácticas, el soldado desarrollará "hábitos combativos" que tengan más probabilidades de conducir a una acción favorable. Esto es exactamente lo que la kata debe hacer.


La Kata NO es una "pre actuación" exacta y precisa de una batalla futura, por ejemplo, un enemigo te atacará desde la izquierda en un ángulo de 90 grados exactamente, y luego su cómplice atacará desde el lado opuesto a exactamente 90 grados, y luego otro maleante atacará por detrás, y así sucesivamente. Lamentablemente, muchos karatekas piensan que asi funcionan las katas.


Lo que en verdad hace la kata, es dar una serie de ejemplos de métodos de lucha que están basados ​​en principios de combate sólidos. A través de la práctica de esos ejemplos, nosotros, como el soldado, adquirimos "hábitos combativos" que deberíamos poder aplicar libremente en el siempre cambiante mundo del conflicto.


Si desea obtener más información sobre las distintas etapas de cómo se supone que la Kata debe funcionar, entonces lea este viejo artículo mío sobre "Las cuatro etapas de Kata": http://www.iainabernethy.co.uk/article/four-stages-kata-practise (pronto en español aquí en Karate Zoku)


Resumiendo brevemente:

(1) Aprendemos el kata;

(2) Estudiamos el bunkai;

(3) Identificamos los principios subyacentes de ese bunkai para que podamos adaptarlo y hacer variaciones del ejemplo específico de acuerdo con esos principios;

(4 ) Y ganamos experiencia más realista practicando combate basado en katas.


Si observas el decimoctavo precepto de Funakoshi, vuelve a subrayar la idea de que el kata debe aplicarse libremente de acuerdo a sus principios.


"Siempre realiza la kata de manera exacta, el combate es otro asunto".

Esto se tergiversa ampliamente ya que "la kata es una cosa, y el combate es otra", pero eso esta a un millón de kilómetros de lo que Funakoshi trataba de comunicar. La razón por la que sabemos que no es a lo que se refería Funakoshi es porque en el libro de 1938 “Karate-Do Taikan”, Genwa Nakasone explicó con más detalle todos los 20 preceptos de Funakoshi, y Funakoshi respaldó esas explicaciones. Al explicar el decimoctavo precepto, Nakasone dijo:


"Nunca te dejes llevar por los rituales de la kata, sino que debes moverte libremente de acuerdo con las fortalezas y debilidades del oponente".

Si bien el kata practicado en solitario es preciso y exacto (para fomentar un nivel extremadamente alto de conciencia corporal), ¡no esperamos recrear el kata en su totalidad, sin ninguna alteración, en un combate real! En lugar de eso, nos moveremos libremente, según lo dicte la situación, actuando todo el tiempo de acuerdo con los principios combativos encapsulados dentro de la kata; como ya hemos practicado en nuestros ejercicios de bunkai y combate basado en kata.


Nuestra kata solo será exacta y consistente, si nuestra aplicación de esa kata es fluida y adaptable. Esto es lo que Funakoshi quería que entendiéramos a través de su decimoctavo precepto. Esta es también la razón por la que compara a la kata con los ejercicios tácticos de los soldados. El soldado no espera que el ejercicio se adapte perfectamente a los conflictos futuros, pero entienden que a través de esos ejercicios desarrollará un entendimiento, una comprensión intuitiva y habitual que le dará esperanza en el campo de batalla, en lugar de un conocimiento exclusivamente intelectual, lo que les permitirá actuar mejor en futuros conflictos. La Kata es exactamente igual cuando se entiende y practica correctamente.


Entonces, además de darnos las técnicas de karate, la kata también nos da las tácticas del karate. O para decirlo de otra manera, la kata nos da tanto el "qué" del karate (es decir, lo que hacemos / las técnicas) como el "cuándo" del karate (es decir, cuando hay que aplicar las técnicas/ tácticas). ¡Si quitas a la kata del karate, quedará muy poco!


En la cita que estamos discutiendo, Funakoshi describe brevemente lo qué la kata debería ser. No es una "simulación de pelea", sino que es un repositorio del conocimiento de los expertos que vinieron antes (algo así como un libro de texto) que proporciona ejemplos de los principios y tácticas combativas que sustentan la práctica del karate. Como parte de nuestra práctica de la kata, debemos tratar de comprender los principios y tácticas combativas de modo que puedan aplicarse libre y habitualmente en el cambiante e impredecible mundo del conflicto real (como los ejercicios tácticos de los soldados). Cuando se entienden de esta manera, las katas son sin lugar a dudas, como dijo Funakoshi, "el elemento más importante del karate".

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon