2019 Karate Zoku

Francisco Centeno

Master Sinapsis Editor 

M. Golinski_KNX18_-1648 editado.jpg

Apasionado de la enseñanza del Karate.

Quiero potenciar el aprendizaje de los karatekas, para refinar nuestro arte a niveles que nuestros Maestros del pasado jamas imaginaron.

  • Francisco Centeno Miranda

Los tres errores más grandes del Karate

Por Iain Abernethy https://www.iainabernethy.co.uk/article/karates-three-biggest-mistakes

Traducido al español por Francisco Centeno


Aunque me he entrenado en algunas artes diferentes, el karate sigue siendo mi pasión más importante. Amo el arte del karate y soy un gran creyente de él. Sin embargo, creo que hacemos un gran daño al arte si negamos que tenga fallas y consideramos que el arte ha alcanzado un estado de perfección.


Hace unos meses (noviembre de 2009) publiqué un podcast a través de mi sitio web llamado "Los tres errores más grandes de Karate". La idea era señalar lo que sentí que eran errores comunes en la práctica del karate, con la esperanza de estimular la discusión. Aunque el podcast fue producido desde la perspectiva de alguien que ama el arte del karate y quiere verlo prosperar, estaba seguro de que al atreverme a señalar que el arte no era perfecto, estaba seguro de que sería calificado de "hereje" por algunos de los practicantes más dogmáticos del karate. Sin embargo, estaba completamente equivocado! El podcast recibió más descargas y comentarios que cualquier otro que hayamos hecho y todos estuvieron de acuerdo que era positivo que estos errores se hubieran expresado.


Me gustaría articular estos mismos errores para los lectores de este artículo con la esperanza de que también encuentren valor a los que creo que son los tres errores más comunes, y que no son notorios actualmente en el karate. Personalmente, prefiero proponer soluciones y sugerir cómo se podrían mejorar las cosas. Sin embargo, las personas solo estarán interesadas en posibles soluciones si están conscientes de que hay un problema en primer lugar.


Espero que me perdonen por ser un poco "negativo" y que comprendan que mi propósito al señalar estos errores es animarnos a pensar en soluciones positivas y ayudar a garantizar que tanto el arte del karate como sus practicantes puedan alcanzar su máximo potencial.

Así que, sin más preámbulos, aquí está el primer error que cometen muchos karatekas:


1 - No diferenciar entornos/contextos


En las artes marciales a menudo tenemos discusiones sobre qué funciona y qué no. El problema es que la pregunta "¿Funciona esto?" No tiene ningún significado sin establecer primero el contexto. ¿Queremos decir que esto funcionará en el dojo? ¿Funcionará esto en un combate de boxeo? ¿Un torneo de karate? ¿En defensa personal? ¿En una pelea de jaula? A menos que conozcamos el contexto, no podemos responder la pregunta de "¿Funciona esto?" De manera significativa.


El problema que tenemos es que, según mi experiencia, la mayoría de los karatekas no logran diferenciar entre los entornos y la razón de esto, es porque no están conscientes de que haya alguna diferencia. Todo se agrupa, y los métodos de entrenamiento, los conceptos y las técnicas que funcionan bien en un entorno, se trasladan inadvertidamente a otro entorno en el que no funcionan.


Para ayudar a aclarar las cosas, analicemos un par de técnicas y veamos cómo cambia su efectividad a medida que cambiamos el entorno. Para empezar, tomemos una patada de gancho de altura de cabeza de manera controlada. ¿Esto funciona? En un torneo de karate, sí lo hace. Funciona muy bien ¿Pero funcionará en cualquier otro entorno?


En el boxeo te descalificarían. En MMA, el hecho de controlar la patada no tendría sentido ya que no lograrías nada y te abrirías para un contra ataque. En defensa personal, rara vez hay espacio para patear, y un método tan arriesgado que no produzca ningún resultado debe ser altamente evitado. Así que la técnica funcionará perfectamente bien en un entorno, pero no tiene sentido o es peligrosa en los demás.


¿Qué hay de llevar deliberadamente la lucha al suelo con un buen derribe ? En las competiciones de boxeo y karate, te descalificarían. En defensa propia, incluso si estuvieras ganando la pelea en piso con la persona derribada, esto te dejaría vulnerable a ser pateado o apuñalado por los secuaces del oponente. Sin embargo, en MMA, un derribo dinámico y bien ejecutado podría ponerte en una posición muy ventajosa y serías muy popular entre los jueces y la audiencia.


¿Qué pasa con las técnicas de retirada, que nos permitan escapar? Dichos métodos son de vital importancia en defensa personal, pero salir de la lona o fuera del ring o la jaula no conducirá al éxito en otros entornos.


Podríamos continuar con esto al infinito, pero espero haber dejado claro que la definición del entorno es de vital importancia cuando se trata de determinar "qué funciona". Por lo tanto, es un problema importante cuando las personas no definen el entorno.


La mayoría de la gente de karate simplemente practica "karate", pero nunca identifican todas las subcategorías que incluye su práctica. El resultado es que los estudiantes no logran identificar qué conducirá al éxito en cualquier entorno dado. ¡Esto puede ser desastroso!


En mi propio dojo, siempre identifico en qué entorno estamos entrenando. Mis alumnos saben cuándo se están entrenando para defensa personal, para pelear (y si piensan que pelear es lo mismo que la defensa personal, entonces también estás fallando en diferenciar entre entornos), entrenamiento para mejorar atributos y diversión. Y si hiciéramos cualquier competencia, lo cual no hacemos, también estarían informados cuando entrenaran para eso.


Una gran influencia para hacer grande a este problema, es que las personas sobre valuan el cruce entre entornos. Esto lleva a la fusión de las cosas y, de nuevo, conduce a la confusión. En el combate dentro del dojo común, nos movemos buscando y abriendo aberturas, aplicamos nuestras técnicas y luego paramos, para que el proceso pueda comenzar de nuevo. Incluso si hacemos combate de contacto completo, estás "peleando" con una persona y no se parece en nada a lo que se requiere para la defensa personal en caso de que una situación degenerara en conflicto físico. Es cierto que habrá algunos conceptos cruzados, pero solo será un pequeño cruce y deberíamos asegurarnos de que nuestra capacitación sea 100% relevante para el entorno en el que estamos entrenando, en lugar de ser 5% relevantes.


Una de las grandes ventajas de ser siempre 100% relevante y 100% enfocado en un entorno dado, es que significa que evitamos la tentación de meter todo en una sola caja para justificar la práctica.


Cuando entrenamos el lado de la defensa personal, nos enfocamos al 100% y todo lo que hacemos es 100% relevante. Sin embargo, cuando practicamos cosas como candados complejos de tobillo y patadas avanzadas, sabemos que esto no es relevante para la defensa personal y es algo que estamos haciendo completamente por diversión. No es necesario crear un vínculo falso a la defensa personal para justificar la práctica de tales técnicas. Los hacemos porque son interesantes y divertidos para jugar. Los estudiantes saben que hacemos esas cosas por diversión y no por defensa personal. Diferenciamos los entornos para que podamos enfocarnos al entrenar, y evitar la confusión en los estudiantes, y también nos sentimos libres para divertirnos con otros elementos de nuestras artes marciales.


Les recomiendo enfáticamente que diferencien los ambientes y no juntes todo el karate en una masa desenfocada y homogénea. Podemos hacerlo todo, pero siempre deberíamos estar 100% seguros del entorno en el que estamos entrenando en cualquier caso dado. Capacitar para un "todo" desenfocado todo el tiempo es una receta para el desastre, ya que no logramos identificar qué será exitoso en los diversos entornos en los que podemos entrenarnos.


2 - La introducción de criterios de competencia artificiales (Fallar al medir los efectos)


El segundo error está relacionado con el primero. Cuando no tenemos claro en qué entorno estamos entrenando, tampoco logramos identificar claramente qué conducirá al éxito en esos entornos. Las cosas se confunden y el objetivo del entrenamiento se pierde. Esto a menudo conduce a la introducción de criterios de éxito artificiales. Los verdaderos criterios de éxito siempre están directamente vinculados al entorno para el que estamos entrenando. Si nos entrenamos para competir, el criterio de éxito es ganar torneos. Por lo tanto, la capacitación debe llevarse a cabo con ese objetivo en mente y el "éxito" estará determinado por si ganamos o no.


Cuando entrenamos para la defensa personal, los criterios de éxito en primera instancia será el de evitar situaciones peligrosas, hacerse a un lado y escapar de situaciones peligrosas en segunda instancia, e incapacitar rápidamente al enemigo o a los enemigos si resulta imposible alguno de los anteriores. La capacitación debe llevarse a cabo teniendo en cuenta estos objetivos y el éxito determinado por nuestra capacidad para alcanzarlos.


El problema que tenemos en el karate en estos días es que nos hemos quitado el ojo de las metas e introducido criterios de éxito artificiales que frecuentemente son contrarios a nuestras metas (y como hemos discutido, estas metas a menudo no están establecidas o están desenfocadas).

Un golpe está diseñado fundamentalmente para dañar a otros seres humanos para que ya no puedan funcionar. Por lo tanto, un golpe debe ser juzgado por su capacidad para incapacitar al oponente. Debemos entrenar nuestros golpes con ese objetivo en mente, de modo que nuestro entrenamiento incremente la capacidad de nuestros golpes para incapacitar. Un golpe debe considerarse "bueno" si puede dañar a las personas.


Sin embargo, en el karate de estos días, rara vez utilizamos estos criterios de éxito funcional y, en cambio, hemos introducido criterios de éxito artificial, como el aspecto de un golpe o la forma en que este se ajusta a los dictados arbitrarios de un "estilo". Por lo tanto, no entrenamos para golpes poderosos que pueden dañar a un oponentes, sino que entrenamos para producir golpes que se vean bien y entren en todas las cajas de nuestro estilo. Estos criterios artificiales tienden a tener prioridad, en lugar de la meta del efecto que realmente es necesario.

Estoy seguro que algunas personas que lean esto pensarán que al afirmar que deberíamos medir por el efecto, estoy apoyando a una técnica descuidada. ¿Eres uno de ellos? Si es así, debes preguntarte por qué asocias eficaz con descuidado. Seguramente si los criterios de su estilo son correctos, ¿coincidiría con lo que también es altamente efectivo? Si crees que "efectivo" es "descuidado", diría que es porque en tu corazón sabes que lo que defines como "buena técnica" es ineficaz.


Hay veces que cuando menciono que deberíamos medir por efecto, hay quienes asumen erróneamente que la "técnica funcional" que estoy defendiendo es torpe o grosera (es decir, solo un gran movimiento muscular empujando un puño) y, por lo tanto, inferior a una técnica de artes marciales estética y altamente refinada. esa aseveración está a una distancia de un millón de kilómetros de la verdad, según mi punto de vista, una técnica debería ser, al mismo tiempo, altamente refinada, estética y funcional.


Podemos, y debemos, medir en favor del efecto y trabajar incansablemente para aumentarlo. El resultado final será una técnica altamente pulida, que al mismo tiempo será agradable al ojo y también que es altamente funcional. La técnica es buena porque funciona increíblemente bien. No definimos "bueno" por un conjunto de criterios que pueden o no estar vinculados a la funcionalidad.


Tenemos que volver a medir todo por su efecto. Cuanto más efectivo sea, mejor será. Seguro que se verá bien y puede estar en línea con los criterios establecidos por su grupo o estilo (si el grupo o estilo también se mide por los efectos). Pero estas son consideraciones secundarias y la funcionalidad siempre debe ser lo que perseguimos como objetivo principal. Hacer cualquier otra cosa llevará a una reducción en la funcionalidad, ya que pondremos la carroza adelante del caballo.


Simplemente quisiera concluir esta sección señalando que la "efectividad" siempre está determinada por el entorno y, por lo tanto, este error está vinculado al primero. Y ambos están vinculados al tercer error del karate moderno del que hablaremos a continuación.


3 - No juzgar el entrenamiento personal por resultados personales


Si hemos definido con éxito el entorno y estamos entrenando para asegurar el éxito dentro de ese entorno, estamos en buen camino para aprovechar al máximo nuestro entrenamiento. Sin embargo, hay una trampa más en la que veo caer a muchos karatekas. Y eso es, no juzgar tu entrenamiento personal por tus resultados personales.


En los últimos tiempos, el mundo de las MMA se ha impresionado por el increible rendimiento de Lyoto Machida en el UFC. Como estoy seguro de que ya lo saben, Machida tiene una sólida formación en karate Shotokan y, por lo tanto, he escuchado a muchos practicantes de Shotokan decir que esto demuestra la eficacia del Karate. ¿Pero realmente lo hace?


Machida no ha cometido el primer error, ya que ha diferenciado entre entornos y entrena específicamente para el entorno de las MMA. No solo eso, tampoco ha cometido el segundo error, ya que su "criterio de éxito" es la efectividad en MMA. Por lo tanto, su entrenamiento está perfectamente planeado para atender las necesidades del combate de las MMA.


El practicante de Shotokan, o cualquier otra forma de karate, que entrena dos veces por semana en sesiones que consisten en nada más que 30 minutos de trabajo avanzando y retrocediendo en línea, 30 minutos de kata en solitario y luego 30 minutos de combate ligero (sin patadas bajas, ganchos, agarres, derribes, lucha en piso, contacto intenso, etc.) no pueden comparar lo que hacen con lo que hace Machida. Son completamente diferentes.


Por lo tanto, el éxito de Machida no prueba que todos los practicantes de Shotokan sean campeones de la UFC, ni prueba la efectividad del trabajo de avanzar y retroceder en línea y los golpes al aire para preparar a luchadores de MMA. El entrenamiento personal solo puede ser juzgado por resultados personales. No se puede decir que el éxito de Machida tenga relación con su propia capacitación. Eres tan bueno como eres ... no eres tan bueno como Machida solo porque ambos etiquetan lo que hacen como "Shotokan".


También he escuchado a personas hacer afirmaciones similares sobre Gavin Mulholland y sus estudiantes. Su éxito en la jaula no prueba la efectividad del karate en las MMA, solo prueba la efectividad de la forma en que Gavin entrena a sus muchachos para MMA (que es solo una parte de su enfoque general del karate). De nuevo, notará cómo los errores 1 y 2 no se cometen.


La otra cosa que a menudo he encontrado es que mis puntos de vista se usan como prueba de que la kata es efectiva ... ¡por personas que entrenan de una manera completamente diferente! Estoy seguro de que sabes que soy un gran creyente de la kata y creo que tiene una gran cantidad de valor para ofrecer al karateka de mente práctica y pragmática. Pero hay que abordarlo de la manera correcta.


Los entrenamientos interminables de katas en solitario con el único propósito de hacer que se vea bien para que puedas ganar competiciones o aprobar exámenes (ver error 2: este es otro ejemplo de criterios de éxito artificial en el entrenamiento) no llevarán a una efectividad combativa. Sin embargo, estudiar el bunkai y aprender los métodos contenidos dentro del rango completo de la kata en el combate, esto sí llevará a la efectividad en el combate.


Hay un número cada vez mayor de karatekas que están regresando a un enfoque holístico y pragmático del karate. Me encuentro con estas personas todo el tiempo y lo que hacen es muy efectivo. Me imagino que muchas de las personas que leen esto entran en la categoría de aquellos que buscan esta efectividad. Sin embargo, los karatekas que no estudian bunkai y que no usan ese conocimiento en su entrenamiento, no deben usar la efectividad de aquellos que lo hacen para justificar lo que hacen. La razón de esto es que, aunque ambos grupos operan bajo el nombre de "karate", no están entrenando de la misma manera.


También frecuentemente veo a personas en karate que señalan a los excepcionalmente talentosos (las excepciones a la regla si así lo desean) para justificar prácticas que son inapropiadas para la mayoría y para ellas mismas. Este es otro ejemplo de no juzgar el entrenamiento personal por resultados personales.


Por ejemplo, cuando he dicho que dar patadas a la altura de la cabeza no es una idea inteligente en situaciones reales, no es raro que las personas señalen a personas como Terry O'Neil. Terry O'Neil en un karateka increíblemente talentoso y es cierto que ha usado patadas altas en situaciones reales. Sin embargo, ¿puedes patear tan bien como Terry O'Neil? Si no, te sugiero que mantengas las patadas bajas o no patear en absoluto.


La élite de hoy y los Maestros del pasado no pueden pelear las batallas por ti. Lo que puedes hacer es lo que realmente cuenta.


No bases tu entrenamiento en las habilidades excepcionales de otros; basa tu entrenamiento en lo que hará por ti personalmente. Y de la misma manera, no caigas en la trampa de reclamar los beneficios positivos de otros enfoques cuando tu entrenas de maneras completamente diferentes.


Esto no se trata de reclamar la habilidad de individuos excepcionales como propios, y tampoco se trata de reclamar habilidades a través de la etiqueta compartida de "karate". Solo se debe juzgar la efectividad de tu entrenamiento personal por lo que has hecho por tí.


Conclusión


Como dije al principio de este artículo, estos tres errores muy importantes porque las personas no se dan cuenta de que los están cometiendo. Hay otros errores, pero lo que hace que estos tres sean tan problemáticos, es que las personas no reconocen ni entienden el problema en primer lugar. Y debido a eso, o no se molestan en resolverlos o no lo hacen porque nunca entendieron la naturaleza de estos problemas en primer lugar. Entonces recapitulemos rápidamente:


1 - No diferenciar entre entornos/contextos


Para resolver esto, asegúrate al 100% de lo que estás entrenando en todo momento y asegúrate de que toda la capacitación sea 100% relevante para ese entorno. No intentes meter todo en la caja genérica de "karate". Comprende que el karate moderno tiene muchos subcomponentes y que estos subcomponentes necesitan ser entrenados individualmente para evitar la confusión y lograr ser efectivos. No sobre enfatizar los "cruces" y los "subproductos". Mantenga toda la capacitación 100% enfocada y 100% relevante para lo que sea que esté entrenando en un momento dado.


2 - La introducción de criterios de competencia artificiales (Fallar al medir los efectos)


Siempre mida el valor de una técnica o métodos de entrenamiento por los resultados que produce. No juzgue las cosas por los criterios de éxito artificial, como el aspecto o la "pureza del estilo". Medir por efecto y el trabajo implacable para mejorar ese efecto debe ser de lo que se tratan las artes marciales. La única manera de lograr efectividad es entrenar específicamente para la efectividad. Entrenar para otro objetivo artificial, o ningún objetivo en absoluto, y esperar que seamos efectivos por que si, no llevará a la efectividad.


3 - No juzgar el entrenamiento personal por los resultados personales.


La falta de juzgar el entrenamiento personal por los resultados personales esta ligada a los dos errores anteriores. ¿Cómo entrenas y si eso está funcionando para ti? No se trata de reclamar efectividad por la forma en la que otros entrenan o las habilidades excepcionales de individuos excepcionales. Se trata de si tu entrenamiento está trabajando para ti. La habilidad de los demás no significa nada porque tú no eres ellos. Y los regímenes de entrenamiento de otras personas no significan nada para ti si estás entrenando de manera diferente.


Bien puede ser el caso de que tu entrenamiento no se enrede con estos errores. Después de todo, obviamente tienes interés en el karate pragmático ... como lo demuestra el hecho de que hayas leído hasta aquí. Sin embargo, siempre es una buena idea verificar si eres una de las personas que no se da cuenta de que está cometiendo estos errores.


Si tienes claro en qué entorno estás entrenando y sabes lo que se necesita para tener éxito en ese entorno, y siempre mides tus habilidades personales por el efecto que puedes alcanzar personalmente, entonces puedes estar seguro de que desarrollaras altos niveles de eficacia en tus habilidades marciales. Tu karate, y por lo tanto el karate en general, prosperará cuando te alejes de estos errores comunes.

109 vistas
  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon